¿Sabes qué es el Eco-Swimming? Una nueva modalidad de natación

«Cuando me preguntan si me he encontrado con grandes cetáceos o depredadores durante mis travesías, contesto que mayoritariamente he visto plásticos en suspensión y basura flotando. Este hecho ha despertado en mí la necesidad de iniciar el movimiento Eco-Swimming »

Miquel Sunyer, Nadador de aguas abiertas y cofundador de Vies Braves

«La mitad de los plásticos fabricados por la humanidad se han producido en los últimos 15 años. Cerca de 8 millones de toneladas de este material llegan a los mares y océanos cada año, y se calcula que pueden tardar hasta 450 años en biodegradarse, o no hacerlo nunca»

Un mar de plástico, Artículo de National Geographic (junio 2018)

El Eco-swimming o ‘natación ecológica’ consiste en nadar o hacer snorkel en aguas abiertas de forma recreativa y aprovechar para coger del fondo marino la basura que se va encontrando a lo largo del recorrido. Es habitual practicar esta modalidad de natación no competitiva en recorridos paralelos al litoral, de poca profundidad. Debido a las limitaciones fisiológicas y logísticas del nadador de aguas abiertas (sin equipo autónomo de respiración y sólo con una boya estanca para transportar lo que encuentra), no siempre es posible recoger todos los residuos que se ven durante una salida al mar.

La filosofía de este movimiento consiste en hacer todo lo que esté en nuestras manos como individuos para normalizar la acción de recoger los residuos que encontramos en el fondo marino o flotando en la superficie, y sacarlos del mar, e intentar que cualquier persona, incluyendo los bañistas, conviertan esta acción en un hábito cotidiano.

El Eco-Swimming quiere inspirar a los demás, involucrar a los amigos e implicar a los líderes de la comunidad a abordar los problemas sociales y ecológicos para ayudar a la sociedad a construir una forma de vida sostenible.

El Eco-Swimming o natación ecológica sigue la misma filosofía y valores que el Eco-Running o Plogging, actividad que consiste en correr de forma recreativa mientras se recoge la basura que se va encontrando a lo largo del camino recorrido. El fundador de este movimiento fue Samuel Huber de Milwaukee, Wisconsin, Estados Unidos de América (EE.UU.).

ecosnorkel

¿Cómo se practica el Eco-Swimming?

1. Recuerda siempre de salir a nadar con una boya de seguridad o bolsa de red que te permita transportar los residuos que puedas encontrar.

La boya, además de cumplir con su función de visibilidad y ayuda a la flotabilidad en caso de cansancio, también sirve para transportar los residuos que vamos encontrando y que seamos capaces de coger, ya que la mayoría son también bolsas estancas o bien tienen departamentos para llevar objetos. En el caso de practicar Snorkeling, la mejor opción es utilizar una bolsa de red.

Si no llevamos boya o bolsa y lo que encontramos es un pequeño plástico o algo que podemos transportar fácilmente, siempre lo podremos poner bajo el gorro o dentro del bañador.

Más razones para tener una boya de natación ->

2. Usa el material técnico adecuado, y no te arriesgues innecesariamente.

Nadar con gorro, tapones, gafas, neopreno, aletas … será una ayuda adicional durante los nados en mar abierto; nos sentiremos más seguros y nuestro gasto de energía será menor, y así tendremos más capacidad para coger los residuos que encontremos en el fondo marino o flotando en la superficie. De todas formas, siempre tendremos que ser conscientes de nuestras limitaciones y no arriesgarnos a la hora de sacar un residuo del fondo del mar.

3. Prepárate para manipular y tocar residuos, o cogerlos del fondo marino.

Recoger residuos o tocar según qué tipo de basura no es una actividad agradable. Piensa que al mar van a parar el 70% de todos los residuos, y por tanto, es posible encontrarse de todo. Pero como puede ser que lleven al agua varios días, meses, o incluso, años, tocarlos será algo más higiénico de lo que lo sería en otros contextos.

Si se trata de envases o de latas, probablemente tendrás que vaciar el contenido líquido del interior para así transportarlos con más facilidad, siempre que no contengan algún contaminante como aceites o disolventes.

4. Intenta reciclar los residuos encontrados

Sacar un residuo del fondo del mar es mucho más costoso que el simple gesto de agacharnos y recogerlo del suelo. Por ello, una vez fuera, es importante verter cada residuo en el contenedor correcto para que sea tratado correctamente y, si puede ser, reciclado. De esta manera evitaremos que no vuelva a ir a parar al mar.

5. Combina tus nadadas en rutas nuevas con nadadas en rutas habituales.

Repetir algunas de las rutas que has nadado hará que te des cuenta de la incidencia que ha tenido tu última Eco-nadada. Esta es una de las partes más satisfactorias de esta actividad: ver el resultado de tu esfuerzo. Te darás cuenta del impacto de tus acciones.

6. NO te limites a hacerlo sólo cuando nades.

El objetivo de esta práctica es llevar este hábito a todos los ámbitos de nuestra vida. Por tanto, no te limites a coger la basura sólo cuando nades al mar. Lo puedes hacer mientras paseas por una ciudad, un parque, un camino de ronda, o por la montaña.

7. No mantengas en secreto tus hallazgos, ¡compártelos!

Desgraciadamente, no podemos ser conscientes de lo que no vemos, y no podemos amar y proteger aquellas cosas que no conocemos. Por eso es importante compartir y dar visibilidad a los resultados de tus “Eco-nadadas”. Ahora puedes hacerlo fácilmente y con una gran viralidad gracias a las redes sociales. Para que todos estos pequeños gestos tengan trazabilidad, hemos creado la cuenta @ecoswimming en Instagram, Facebook y Twitter, con las etiquetas o hashtags #EcoSwimming #EcoSnorkeling.

Vies Braves integrará el concepto de Eco-Swimming al 100% de todas sus experiencias y actividades.

¡Únete al movimiento Eco-Swimming e inspírate!

Dar ejemplo es la única manera de influir en los demás.

By | 2018-12-09T18:05:58+00:00 viernes, 8 de junio del 2018 |Noticias|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment


X
X